23 agosto 2007

El tiempo

Lluvia y frío. Bendito mal tiempo de agosto. Nos libera de la ansiedad de disfrutar intensamente del verano. Las muchas obligaciones impuestas por el ocio pierden fuerza.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

invitan a ir de tiendas, el mal tiempo por supuesto, asi estan las grandes superficies, a rebosar,
yo , una asidua

Eduardo dijo...

De todas formas, me alegro de no estar viviendo en mis originales latitudes, donde mis familiares navarros me miran con envidia por no padecer esos 'falsos veranos' que se sufre en el norte. Es cierto que liberan de esa obligación a la dispersión y minidesenfreno estival, pero para eso ya está el -cada vez más-, bendito otoño.